miércoles, 18 de enero de 2012

Tagliolini negros con gambas y gulas al ajillo

Tagliolini Neri

Estoy contentísima con mi máquina de hacer pasta fresca. Nunca he tenido otra, pero algo me dice que es una de las mejores que existen en el mercado. Es de la marca Marcato, en concreto el modelo Atlas Wellness 150. Aquí un ejemplo de mis primeras recetas con ella, unos tagliolini (spaghetti cuadrados) negros con tinta de sepia. Como dijo Rick, "Louis, presiento que este es el comienzo de una larga amistad". Aquí va la receta. En una hora puedes estar comiendo una estupenda pasta fresca elaborada con tus manitas.

Ingredientes para 2 personas con buen apetito:
Para la masa: 200 gramos de harina de trigo, dos bolsitas de tinta de sepia, un huevo, aceite y sal.
100 gramos de gulas, 10 gambas peladas, 2 dientes de ajo, una guindilla. 

Si no tienes una máquina de pasta puedes hacer tallarines, sólo te hará falta un rodillo y mucha fuerza para aplanar la masa y después cortarla a tiras. Recomiendo un cortapizzas para hacer las tiras, ayuda a que salgan más rectas, aunque con el típico cuchillo/puntilla y pulso también salen. O usas una regla.

En un bol mezclamos la harina con una pizquita de sal. Hacemos un volcán y en el centro echamos el huevo, la tinta y un chorrito de aceite. Para no pringarte, empieza mezclando con un tenedor, y cuando veas que la tinta ha empapado la harina ya puedes meterle mano. Amasa con las manos hasta obtener una masa elástica pero no pringosa. Si está muy seca, añádele agua; si está pringosa, harina. Si es la primera vez que haces masa para pasta te doy un truqui: yo sé que tengo la masa a punto cuando me recuerda a la textura de la plastilina, que es blandita pero no se te pega en las manos. Y un consejo que venía con las instrucciones de la máquina: "¡no use huevos fríos recién sacados del frigorífico!". Si alguien sabe por qué, que me lo explique please.

Pasamos la masa por el rodillo aplanador. Si se pega al rodillo...¡echa más harina! Sin miedo. A mi me gusta la pasta con consistencia, así que la suelo dejar al número 6 (que serán unos 3 milímetros calculo yo) o hasta que tiene una longitud de 25 cm aprox. Después la pasamos por el accesorio de tagliolini, spaghetti o el que te apetezca. Y la dejamos secar mínimo media hora, porque si no corres el riesgo de que se te pegue o se quede muy blanda al hervirla. Mejor una hora secando. La puedes dejar sobre un mantel, aunque a mi me viene mejor colgarla en perchas de la ropa. Arguiñano la seca en palos que pone en la puerta del horno (minuto 2 del vídeo). Mira, cada cual tiene sus cosas.

Pasta fresca secándose

Cortamos los ajos finitos y los ponemos en una sartén con aceite donde saltearemos las gambas con la guindilla y las gulas. Sabrás que está listo cuando las gambas no estén transparentes.

La pasta conviene hervirla en abundante agua salada. En dos minutos estará lista. Para que brille y saque su color negro intenso la escurrimos y le damos unas vueltecitas en la sartén donde tenemos el sofrito. Y de la sartén a los platos, y de los platos, ¡a la mesa!

Si no os queda muy claro como hacer la masa, aquí os dejo un vídeo bastante claro.  Este cocinero usa otras cantidades, pero viene a ser lo mismo. 

1 comentario:

  1. Buaaa, tienen una pinta genial!! Felicidades cocineraaaa!!

    ResponderEliminar